lunes, 19 de noviembre de 2012

¿Existe la mala pata?

¿Existe la mala pata?
Os preguntaréis por qué me hago esta pregunta, bueno es algo que me ronda por la cabeza desde hace diez días. ¿Existe la mala pata? ¿Y la mala suerte?
Hace un mes y medio, más o menos, mi hijo mayor tuvo un accidente y se abrió la rodilla hasta el hueso y al pobre le tuvieron que poner 4 puntos internos y 15 externos. Estuvo un mes con la pierna inmovilizada y con curas casi diarias. Como iba con muletas, lo llevaba y recogía del colegio en coche, cosa que como madre hacía encantada, y así fuimos pasando el mes poco a poco. Ahora estabamos contentos porque !ya podía mover la pierna!, ya iba andando al cole y hasta empezaba a hacer gimnasia en plan light.
Pero, tachán, ...., hace diez días, me caigo en la cocina y no me puedo levantar, me llevan a urgencias y me diagnostican un esguince de grado 2, 20 días con escayola y sin mover la pierna como mínimo y luego rehabilitación.
Y todos estos días en casa sola, a parte de reflexionar sobre no ir con prisas, porque la culpa de mi caída fue mía y solo mía. Las prisas y una cocina recién fregada, son malos compañeros. Os lo recuerdo para que no os pase como a mí.
Pues eso, 10 días reflexionando en casa y dándole al coco más de la cuenta, dan para mucho, ¿existe la mala pata? ¿qué posibilidades hay de que en una misma familia, primero tenga un accidente el hijo con la pierna y acto seguido lo tenga la madre? !Vaya! No sé, pero estoy convencida de que muy pocas, .... ¿qué hago? ¿compro lotería esta navidad? ¿todas las desgracias vienen juntas?
Porque encima las dos veces el médico nos ha dicho que hemos tenido suerte, !qué podía haber sido peor!
Bueno, ....